Técnica correcta de remo

El remo ergonométrico es uno de los mejores equipos de cardio que puedes usar en las rutinas de tus usuarios, pero es común que si la técnica no se realiza de manera correcta, cause lesiones, por eso te mostramos cómo debes enseñar a usarlo a tus pupilos.

¿Por qué debo hacer remo?

  1. Es uno de los entrenamiento más completos. Según el remero olímpico Patrick Lolliger, «la mayor parte de la fuerza en el movimiento se realiza con las piernas, pero los brazos tienen que estar igual de fuertes para moverse a la misma velocidad». Al contrario que la eliptica o la banda, donde el entrenamiento se hace solamente en las piernas.
  2. Se queman muchas calorías. De hecho el tiempo invertido en realizar una distancia, es muy similar al que ocuparías en la caminadora. Es decir, hacer 10k en la máquina de remo, te ocupará el mismo tiempo y la misma energía que hacerlo corriendo. También es un deporte que se asemeja mucho al ciclismo. De hecho son dos deportes muy complementarios.
  3. Es un gran ejercicio durante las sesiones de HIIT (Entrenamiento de Intervalos de Alta Intensidad, por sus siglas en inglés). Implica muchos grupos musculares. Esto es perfecto si queremos hacer estos tipos de entrenamiento, porque llegas fácilmente a picos de pulsaciones altas. Por eso es tan común en estudios boutique y boxes de CrossFit.
  4. Es un deporte de bajo impacto. Por lo que las lesiones de meniscos y ligamentos son mucho más raras. Aunque según un estudio de Al Boland, el remo es un deporte que tiene un ratio de lesiones bastante alto, sobre todo en espalda baja y rodillas. Por eso es importante una buena técnica.

Relacionado: Rutina HIIT con remo ergonométrico

patrick-loliger
Patrick Loliger, remero olímpico mexicano – Red Bull Content Pool

Técnica de remo indoor de CrossFit

«El movimiento se puede dividir en tres partes: la entrada, la mitad (donde aplicas más fuerza) y el final», explica Patrick Lolliger.

1. Entrada

Entrada

«La técnica correcta comienza por el final. Tienes que tener la espalda a poco menos de 45 grados».

2. Mitad

«Luego sacar los brazos en primer lugar, y comienzas a girar la espalda hasta llegar a los 90 grados. A partir de ahí doblas las rodillas sin arquear la espalda, que ya no se mueve más.

3. Final

«Por último llegas hasta adelante, que es la parte de la entrada. De ahí empujas con las piernas solamente, luego jalas con la espalda y por último con los brazos».

Deja un comentario